Neumáticos de invierno: cuándo y porqué debemos usarlos


El uso de neumáticos de invierno no es algo muy común en nuestro país. El hecho de que solo sean obligatorios en ciertas condiciones de la carretera es sin duda uno de los principales motivos de su poca utilización. En otros países europeos, principalmente en las regiones del norte, es muy habitual que se tengan dos juegos de ruedas y llantas que se intercambian al pasar de las temporadas invernales a las épocas de verano. De hecho, en muchos de ellos es obligatorio según en qué periodos del año.

La utilización de este tipo de neumáticos se recomienda por debajo de un temperatura ambiente de 7 grados centígrados sea cual sea la circunstancia (nieve, lluvia o seco). Esta temperatura se alcanza con bastante facilidad durante largos periodos en muchas partes de España. El motivo de usar los neumáticos de invierno en estas circunstancias es sencillo: por debajo de esta temperatura, el neumático de verano pierde flexibilidad y adherencia, lo que supone una disminución de seguridad.

Neumáticos de invierno


Los neumáticos de invierno sustituyen a las cadenas cuando éstas son obligatorias en determinadas carreteras y bajo determinadas condiciones. Para ello, en los neumáticos se debe poder leer las siglas “M+S” (Mud and Snow) que indican que el neumático es apto para barro y nieve. Con el objetivo de que sea más facilmente identificable, estas ruedas llevan también un “símbolo alpino” con tres picos de montaña y un copo de nieve. Además, se recomienda que el dibujo tenga una profundidad de al menos 4 milímetros.

Este tipo de neumático no solo sustituye a las cadenas, sino que las mejora. El neumático de invierno es mejor es mejor en aspectos como adherencia, tracción, distancia de frenado y control del vehículo. Por no hablar de la comodidad y sonoridad, donde las cadenas son especialmente molestas y generan ruidos y vibraciones.

Además, la utilización de neumáticos de invierno nos ahorra la molestia de tener que llevar cadenas en el coche, y lo que es peor, tener que instalarlas. Una instalación que normalmente no se realiza en las mejores condiciones.

Neumáticos de invierno vs cadenas

La utilización de neumáticos de invierno tiene una serie de ventajas respecto al uso de cadenas. A continuación vamos a ver los motivos por lo que es mejor tener este tipo de neumáticos instalados en invierno.

Uso: el neumático de invierno se equipa con la llegada de la época invernal y se quita con la llegada de mejores temperaturas. En el caso de las cadenas, es necesario instalarlas previamente (muchas veces en condiciones adversas) y solo sirven para las zonas de nieve o hielo.

Seguridad: equipando neumáticos de inviernos en las cuatro ruedas el agarre es máximo, y la distancia de frenada se reduce significativamente. En cuanto a las cadenas, al equiparse solo en el eje impulsado por el motor, el comportamiento del coche no tiene nada que ver.

Riesgo de daños: los neumáticos de invierno pueden seguir siendo utilizados después de pasar las zonas de hielo o nieve. Se recomiendan por debajo de 7 grados centígrados, haya o no hielo, nieve o lluvia. Mientras que las cadenas hay que desinstalarlas inmediatamente después de atravesar la zona de hielo o nieve, ya que pueden dañar tanto los neumáticos como el propio vehículo.

Instalación: lo ideal es equipar los neumáticos de invierno en un taller especializado al igual que otros recambios auto, al llegar de la época invernal, y desmontarlos cuando acabe. Las cadenas en cambio, se deben equipar y retirar cada vez que se quieran utilizar, y su instalación no es sencilla especialmente para las personas que no lo hayan hecho nunca.

Limitación de velocidad: llevar neumáticos de invierno no limita la velocidad a la que podemos circular. Sin embargo, siempre debemos adecuarla a las condiciones de la vía. Por el contrario, el uso de cadenas limita la velocidad de circulación a 50 km/h.

En definitiva, la utilización de neumáticos de invierno simplifica la vida al conductor y minimiza los posible riesgos para nuestro vehículo por utilizar cadenas. Además, mejora la seguridad en cualquier situación invernal, ya que tienen mejor comportamiento que los neumáticos de verano también en condiciones de frío y lluvia.

0 comentarios:

Publicar un comentario