Neumáticos. Que debemos tener en cuenta para acertar con la compra


La gran variedad de neumáticos que tenemos para elegir en la actualidad hace que cada vez nos sea más difícil escoger que neumático debemos comprar. Dentro de la misma marca y medidas podemos tenemos muchas alternativas: de bajo coeficiente de rozamiento, de invierno, asimétricos, para 4x4…  Dependiendo de tu estilo de conducción y de las características de tu coche,convendrá que montes un tipo u otro de neumático.

A continuación os vamos a mostrar qué detalles habría que tener en cuenta para acertar cuando vayas a comprar los neumáticos de tu coche.

Marcaje del neumático: en el flanco hay una serie de datos que aportan mucha información sobre las ruedas, no sólo las dimensiones y el índice de velocidad. Un detalle que suele pasarse por alto y que puede acarrearnos problemas en la ITV es el índice de carga. Siempre debemos montar unas ruedas con un indice de carga igual o mayor al que se especifica en la ficha técnica del vehículo, de lo contrario, no pasaremos la ITV. Asegúrate de que el índice de carga se corresponde con el marcado en la ficha técnica del coche. A continuación os mostramos una interesante guía de neumáticos ofrecida por Oponeo que nos permite entender mejor el marcaje de los neumáticos:


Hay que tener cuidado con las ofertas: las típicas ofertas “compre 3 y lleve 4”, hay veces que se trata de neumáticos cuya fecha de fabricación está desfasada o muy próxima a caducar y quieren quitárselos de encima enseguida. En el flanco, de nuevo, hay 4 cifras que indican la semana y año de producción. Ten en cuenta que una cubierta con más de 5 años ha perdido muchas propiedades, aunque haya sido correctamente almacenada.

Neumáticos direccionales: este tipo de banda de rodadura ofrece buen resultado en asfalto mojado. Pero tiende a desgastarse formando dientes de sierra -sobre todo en el eje trasero- en coches con motor y tracción delantera que suelan conducirse con el maletero vacío. Al degradarse de esa forma, produce un molesto zumbido al rodar que suele confundirse con un rodamiento en mal estado.

Neumáticos asimétricos: estos cuentan con una banda de rodadura con dos zonas diferenciadas; una parte es direccional y busca evacuar bien el agua y la otra, maximizar el agarre lateral en curva. Suelen ser buenos para coches con tracción trasera que no sufren tanto el desgaste mencionado anteriormente.

Neumáticos de bajo coeficiente de rozamiento: este tipo de neumático está compuesto por una goma algo más rígida que reduce la resistencia al avance y también el consumo. Pero la parte negativa es que alargan las distancias de frenado y en mojado su comportamiento no es óptimo.

Neumáticos con protector de llanta: existen algunas cubiertas que cuentan con un arillo de acero recubierto de goma insertado en el flanco y que sobresale unos milímetros. Con ello nos permite proteger un poco las llantas y el propio neumático de los roces contra los bordillos. 

Neumáticos para 4×4: El mundo de los vehículos todoterreno es un mundo aparte, ya que existen en el mercado neumáticos para casi todos los escenarios posibles: hay cubiertas especiales para barro, roca, arena… de todo, por lo que según la aplicación que vayas a hacer tendrás que equipar un neumático u otro.

Neumáticos para coches clásicos: algunos fabricantes (como puede ser Michelin) ofrecen una nueva gama de neumáticos especiales para coches clásicos. Aunque tienen un precio bastante más alto que lo neumáticos convencionales, ayudan a conservar la autenticidad del vehículo (ruedas de banda blanca, de carcasa diagonal, TRX, etc). Además, están disponibles en medidas que ya no se emplean en los coches actuales.


0 comentarios:

Publicar un comentario